50 lecciones para 50 años: Parte 4

Photo by Nathan Dumlao on Unsplash

Tengo un cierto montón de libros en la casa –muy bien, es UN montón de libros– que esperan pacientemente a ser abiertos (y ni hablar de los digitales). Están allí, flotando sobre mi cama (literalmente), sobre mi escritorio, encima de él, nada más esperando a que yo diga “vamos”. Y es porque leer es difícil. Como casi todo lo que vale la pena. Porque requiere tiempo. Y siempre hay algo que tengo que hacer. Hablaremos más sobre esto cuando llegue a cierta lección, pero hoy toqué el tema en terapia. Y me acordé de eso que dije Stephen King: “Si no tienes tiempo para leer, no tienes tiempo para escribir”.

Perish the thought.

Aquí están la primera, segunda y tercera parte de este viaje.

44.- Ten tu propio espacio, pero no tengas miedo de compartirlo.

Photo by Priscilla Du Preez on Unsplash

Todos necesitamos ese huequito en la vida donde nos podemos perder en nosotros mismos. Es ese espacio donde, quizá, no necesitamos ser adultos. O contadores. O abogados. Podemos ser músicos, poetas, pintores, locos. A veces es físico, a veces no. En mi caso, el físico es un rincón al lado de la ventana del cuarto. Convencí a Yadi de arrimar el gavetero y poner un pequeño escritorio minimalista, un par de estantes y muchos Funkos. Me hace sentir como el propio artista, sentarme aquí a escribir o a contemplar cosas que me inspirarán a escribir después. Pero una cosa que agradezco es está en el cuarto que comparto. Porque ella puede verme como soy realmente. Y además, si he decidido compartir mi vida con alguien, es de esperar que hayan cosas que ella quiera ver de mí y yo de ella. Uno siempre debe tener un espacio propio, a donde uno puede cultivar una relación consigo mismo. Pero uno nunca debe descuidar las relaciones con los demás. Porque no todos queremos ser ermitaños.

43.- Hay una diferencia entre conformarse y estar cómodo.

Adam Driver en una escena de Paterson, de Jim Jarmusch. Cortesía Bleecker Street Media

Paterson, de Jim Jarmusch, es una de mis películas favoritas. Se enfoca en una semana en la vida de un conductor de autobús llamado Paterson, interpretado por Adam Driver, que también escribe poesía en sus ratos libres. Eso, es todo. No hay una trama per se más allá de la trama que es la vida. Lo vemos en su relación con su esposa, los compañeros de trabajo, la gente del bar en el que se detiene todas las noches, extraños con los que se tropieza en la ciudad de Paterson, New Jersey. Es una película hermosísima en su sencillez. Y muestra algo que he aprendido: no es lo mismo estar cómodo que estar conforme. Cuando pasa cierto tiempo en un estilo de vida, entras a la que se llama la zona de confort: esa zona donde ya conoces todo al punto que ni siquiera reconoces las cosas que te hacen daño, o las que te impiden crecer. Creo que por eso más bien debería llamarse “zona de conformidad”, pues uno ya, se conformó a que esto es lo que hay. Es un peligro, y solo entendí eso cuando me di cuenta que la única forma de avanzar era salir de ella, pateando y llorando. Y es una de las mejores cosas que he hecho en la vida. Porque es peligroso conformarse. Porque uno no siempre reconoce que a lo mejor estás bien, pero puedes estar mejor. Puedes tener un mejor trabajo, estar en una mejor relación, vivir en una zona mejor, tener un carro propio. Tu poesía podría ser leída por el mundo. Y eso es algo por lo que merece la pena trabajar. Pero también debes reconocer cuándo estás realmente cómodo, que eres el hombre o mujer más rico/a del mundo, no porque lo tienes todo, sino porque necesitas poco. Entonces, conformarse es pensar que no puedes dar más; cómodo es saber que no necesitas más. Y mi gente, esa es una lección que aún estoy aprendiendo.

(Paterson está disponible en Amazon Prime Video y para alquilar o comprar en cualquier plataforma, o en su proveedor de torrents de confianza.)

5 comentarios en “50 lecciones para 50 años: Parte 4

  1. Pingback: 50 lecciones para 50 años: Parte 5 – Mi mente en letras 2.0

  2. Pingback: 50 lecciones para 50 años: Parte 6 – Mi mente en letras 2.0

  3. Pingback: 50 lecciones para 50 años: Parte 7 – Mi mente en letras 2.0

  4. Pingback: 50 lecciones para 50 años: Parte 8 – Mi mente en letras 2.0

  5. Pingback: 50 lecciones para 50 años: Parte 23 – Mi mente en letras 2.0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .