Nadie entrega mejor… CUANDO LES DA LA @#$%& GANA

Es triste — triste— cuando una de mis compañías favoritas comienza a decaer lenta pero seguramente, aunque para ser absolutamente justos, es una sola tienda. Por eso, atención Caracas: hay una tienda de Domino’s Pizza que está PATÉTICA.

Hoy fue el único día del mes que pude tomarme libre. Mis días libres los dedico no tanto a descansar, sino a hacer diligencia. Por consiguiente, hay que medir el tiempo con cuidado. Mala idea en este país, donde muchas veces hay que depender de las personas menos confiables. Bien. Respiro profundo. Implicaba uno de los viajes llevar a mi novia en su carro a su universidad para que pagara el semestre.

Llegué a las 11:30, pero ella tenía hambre, entonces decidimos mejor ir a la tarde después de almorzar. Eso debía ser a las 2. Ergo, para ganar tiempo, a las 12:35 pedimos la pizza. A Domino’s de La California. Mi primera señal de alarma debió ser que cuando le dije a la muy ladillada operadora que iba a pagar con tarjeta, la señorita hizo una expresión de preocupación. Aunque en realidad debió ser hace mucho tiempo, cuando me hicieron la gracia de traerme la pizza veinte minutos tarde “porque sólo tenemos un motorizado”. Eso fue hace un año, más o menos, y otra vez hace cuatro meses. Un rayo no cae dos veces en el mismo lugar; mucho menos tres, ¿verdad?

Nos sentamos a esperar. Ya no llovía como en la mañana; hacía un sol hermoso. En ningún momento me dijeron que la traerían en más de 35 minutos. Esperamos. 1:10. Ya se pasaron un poquito de la hora. Vamos a darles cinco minutos más. Pasaron diez minutos. Nada que llega. Llamo.

“Gracias por llamar y preferir a Domino´s Pizza La California. Arma tu equipo, y disfruta de la Eurocopa con Domino’s. Compra tres y paga dos. Así todos ganamos. Les habla (¿Yusleidy?), ¡en qué lo puedo ayudar?”

Esto dicho con todo el entusiasmo de una vaca preñada y con reumatismo. Lamento la vida que tiene que llevar. ¿Cuántas veces al día tendrá que repetir esa vaina? Pero ahora no quiero compadecerla. Quiero mi pizza.

“Señorita, buenas, yo pedí una pizza hace un poco más de media hora”, digo. “¿Podría averiguar qué pasó?” Me pide mis datos. Se los doy. Verifica mi pedido. “Señor, ya su pedido salió. Debe llegar en breve.”

“¿Pero por qué se está tardando?”

“Ay señor, es que sólo tenemos un motorizado.” What? ¡Pero si ya eso lo esuché yo hace un año! Tal cual se lo hago saber. Y la niña hizo lo peor que puede hacer alguien que atiende un cliente: dijo la verdad. “Ay señor, disculpe, es que los jueves y los viernes nos faltan los demás, y sólo viene uno…”

Mi silencio habló volúmenes.

Cuelgo, y esperamos. Una y veinte. Una y media. Una y cuarenta. UNA Y CUARENTA Y CINCO. Una fiera hambrienta los vuelve a llamar. Juré que si me volvía a cantar la retahila iba a llegarme hasta allá y hacerle tragar servilletas. Por suerte, ni me atendió ella, ni soltó toda su retahila. Fue un sencillo “Gracias por llamar a Domino’s Pizza…”

“Señorita, buenas tardes. Yo pedí una pizza hace UNA HORA Y MEDIA. ¡UNA HORA Y MEDIA! Yo sé que sólo tiene un motorizado, pero no tengo la culpa que todos los demás sean UNA CUERDA DE IRRESPONSABLES que les va a hacer quebrar el negocio. Yo exijo que mi pizza esté aquí en CINCO MINUTOS, que de paso ustedes SABEN que no voy a pagar para nada. ¡Dónde está mi pizza!” Una de las pocas cosas que agradecí de mi época en DHL: aprendí a ser un cliente odioso.

Después del esperado silencio incómodo, la mujer oootra vez me pide mis datos. Se disculpa de una forma “sincera”, y me pide que cuando llegue el motorizado la llame. Eso sucedió no cinco minutos después, sino quince. Dos horas después, mi novia y yo finalmente comimos de mal humor una pizza tibia pero gratis. Sólo hice la mitad de mis diligencias. Y juré que sería la última vez que esto me pasaría.

De modo que, señores de Caracas: si ustedes quieren comer pizza desde su oficina, la cual queda en el este de la ciudad, pidan en Papa John’s. Son igual de buenas, y en todo este tiempo no he tenido una queja. Domino’s sigue siendo mi preferida, pero nunca más vuelvo a pedir entrega de la tienda de La California. No digo esto para que quiebren, sino para que se ponga las pilas y solucione sus problemas. Si puede vaya y cómprela. O como ya dije, pida a Papa John’s.

PERO NO PIDA PIZZA AL DOMINO’S DE LA CALIFORNIA.

5 comentarios en “Nadie entrega mejor… CUANDO LES DA LA @#$%& GANA

  1. Ay MP, perdona pero…JAJAJAJAJAJAJAJAJAJ me da muchísima risa imaginar tu cara. Sé que en ese momento no es nada divertido.. sé que la frustración de ver como algo que te gusta desmejora adechamente… pero… qué otra cosa queda aparte de hacerles una raya?Un beso enorme mi quedido MP

  2. de que te quejas, por flojera de cocinar te salio el tiro por la culata! eso evidencia los post que puse en la caricatura! ves que hitler tenia razon tal como dices!ok ok, pagaste un servicio, pero eso no significa que sea perfecto y nunca falle, ok, asi como alguien todos los dias debe morir, ese dia te toco a ti! asi que debes asumirlo, asi como yo estoy hoy sin trabajo, simplemente debo asumirlo.y gratis! por dios! son 40mil aprox, ay gente en africa que esta muchiiisiiimo peor! calma!y el motorizado! chas gracias!jeje y creen que esos muchachos los tratan mal en el trabajo, en esos trabajos el cliente paga con chicles, escupitasos etc! o es que no conocen gente que trabaja alli!

  3. Qué te puedo decir…..(Sí, a mí también me dio risa imaginarme la cara que debes haber puesto, como dice Danielys. Pero mejor voy al grano…)Lo peor no es que estas cosas pasen, que pasan con todos los delivery: lo malo es la cantidad de bolsas clientes que optan por asumir, mirar a otro lado y calársela. Por qué coño nos la calamos?Por eso es que después las empresas abusan. Porque como si el cliente reclama su derecho siempre sale algún perdonavidas de oficio a decir que “Podría ser peor”, “Todos los servicios fallan”, “hay que resignarse” (palabra que detesto y opto por evitar usar lo más que puedo) y demás, es que las empresas hacen lo que quieren.Si Domino´s promete una pizza en un determinado tiempo de espera es que ellos, en teoría, deberían estar en capacidad de cubrirlo. El cliente no es culpable de que los motorizados se pierdan jueves y viernes. El cliente no es culpable de la incapacidad del que maneja un restaurante de una franquicia. A los muchachos “los tratan mal” porque son incapaces, en muchos casos, de dar un servicio eficiente y a tiempo….tal y como lo prometen las cuñas (Saquemos a un diez por ciento de imbéciles que sí se dedican a tratar mal a cualquier víctima que les pase al frente)En fin. Cuando leo comentarios de “por qué te quejas” es que sé por qué los servicios, desde el gobierno hasta un simple restaurant de cadena, están como están. Es irónico un país donde al que critican no es al que presta el mal servicio, sino al que se arriesga a publicar un reclamo.Cosas veredes, Sancho.Saludos, estimado!

  4. Anónimo

    En realidad ni me sorprende tu comentario Dominos se ha convertido en un fraude total siempre tengo la esperanza que al pedir me despachen como un dia lo hicieron en la tienda del cafetal con una gran voz q recordare yenifer hasta la gerente me trajo la pizza una gordita de ojos verdes porq no habia motorizados pero eso si es una responsabilidad de su parte…. tuve suerte 1 dia pero se ostinarian y se largaron. pedi no hace mucho q estuve de visita por esa zona y tremendo fraude, he intente otras veces en donde vivo y una cagada total.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.