De amistades, Internet y Twitter

Es increíble lo web-dependiente que me he vuelto en relativo poco tiempo. Antes me limitaba a mis blogs, pero ahora creo que la Web 2.0 me ha absorbido completamente. Mis blogs han pasado de dos a siete (con un octavo en camino), tengo cuentas en StumbleUpon, Clipmarks, Digg (que sólo he usado una vez y olvidé la contarseña), YouTube y, por supuesto, Facebook. Abrí una cuenta en Google Reader pensando que me conformaría con BlogRoVr. Ya hice una contribución en la nueva página de Dilbert (vean y entenderán). Y por supuesto, soy miembro activo de Twitter. Twitter es, sin duda, mi aplicación 2.0 favorita. Tiene dos características que son demasiado atractivas: su simpleza y la facilidad que tiene la gente para comunicarse por ella. La esencia, para aquellos que aún no la conocen (ustedes, pobres mortales), es que en 150 caracteres respondes una sencilla pregunta: “¿Qué estás haciendo?” Por supuesto que nosotros, venezolanos, lo hemos llevado a otros límites, y casi que lo hemos convertido en una sala de chat. Pero sin duda alguna, le ha servido de desahogo a más de uno.

Yo jamás entré a chatear con nadie cuando era la moda; puro IM (léase, Windows Messenger). De repente, entré a trabajar en un sitio que tenía todo Microsoft bloqueado. Y bueno, de tanto escuchar hablar de Twitter, pues…

Lo cierto es que he conocido muchas buenas personas, así como otras absolutamente atorrantes que he tenido que bloquear. Es increíble la presencia de gente del interior; los caraqueños somos franca minoría. ¿Y eso por qué será? ¿Tenemos demasiado que hacer –o los del interior tienen muy poquito? Nah, eso no puede ser…

Bueno, pero ahí está Twitter. Esperando pro ustedes. Anímense. Y si quieren, me pueden seguir por http://www.twitter.com/jaycer17