Alea iacta est

Esa frase la dijo Julio César cuando cruzó el río Rubicón, desafiando al senado romano. “La suerte está echada.”

Un año de trabajo, cinco años de estudios, una vida de esperanzas, se deciden mañana en veinte minutos.

Mañana, mi pana Jorge y yo defendemos nuestra tesis, Papel de los Blogs en el Periodismo Venezolano.

Somos optimistas, cómo no; nos sabemos nuestro material, somos responsables, sabemos hacer exposiciones, nuestro tutor nos ha dado el visto bueno en más de una oportunidad, el jurado nos agrada (tanto como personas como profesionales) y no hemos tenido inconveniente.

Pero cuando tienes algo tan grande en tu vida, algo tan importante, no puedes evitar sentirte nervioso. Yo estoy seguro que esta noche ninguno de los dos dormirá las ocho horas completas, si es que dormimos. Mañana no podré ni comer. Mucho, mucho nervio…

A todos los que han estado pendiente e nuestro trabajo, muchas gracias. Ya en nuestros respectivos espacios les echaremos el cuento de cómo nos fue. Pendientes todos, y mañana será otro día.