Nuestra pobre alma

Yo les pregunto a todos aquellos que sean religiosos: ¿qué es el alma?

¿Alguna vez se han hecho esa pregunta? Todos queremos creer que tenemos alma, esa “esencia” que nos da vida, nos asegura el paso al cielo, etc. Si buscamos en el Diccionario de la Real Academia Española, hay quince definiciones de la palabra alma. Me voy a parar en unas pocas:

alma1.
(Del lat. anĭma).
1. f. Principio que da forma y organiza el dinamismo vegetativo, sensitivo e intelectual de la vida.
2. f. En algunas religiones y culturas, sustancia espiritual e inmortal de los seres humanos.
3. f. Vida humana. Arrancarle a alguien el alma
4. f. Principio sensitivo que da vida e instinto a los animales, y vegetativo que nutre y acrecienta las plantas.

¿Se fijaron en algo?

En ningún lado sale “sinónimo de ‘poceta’.”

Entonces, ¿por qué CARAJO la lista de gente que insiste en CAGARSE en nuestras almas es tan larga?

  • Los que van manejando y creen que nadie puede estar más apurado que ellos.
  • Los que van manejando y les importa un bledo si otro está más apurado que ellos.
  • Los que van manejando e insisten en superar el semáforo en rojo — así queden a mitad de camino como un perro en un patio de bolas cuando cambie.
  • Los que se rehúsan a hacer una cola o respetar un turno.
  • Los que han hecho del “¿no podemos resolverlo de otra forma?” una filosofía de vida.
  • Los animales administradores del estacionamiento del Centro Sambil: no contentos con que hay dos entradas y dos salidas, eliminan las salidas post-pago (ahora hay puro prepago) y quitan algunas entradas yo no sé para qué diablos…
  • Los fumadores que insisten en fumar — ya sea que los vidrios del carro no abren, el apartamento es del tamaño de un ascensor, o el que está cerca es alérgico o asmático.
  • Los que llegan a la playa y te obligan a tener a Don Omar sentado contigo allí en la toalla.
  • Los trabahólicos (workaholics) que obligan a todos ser trabahólicos.
  • Los vagos que quieren que todos sean vagos.
  • Las mujeres que son super independientes — hasta que les toca viajar paradas y ahí sí insisten que seas un caballero.
  • Las mujeres que no creen que seas digno de un simple “no” — tienen que marearte primero.
  • Las mujeres que insisten en que su tiempo es más importante. Así que hay que esperar en ese carro, no joda.
  • Las mujeres que insisten en que tú te adaptes a ellas — pero no al revés.
  • Los “compañeros” en un grupo, ya sea en el trabajo o los estudios, que consideran que su vida es demasiado importante para reunirse a hacer un trabajo.
  • Los estudiantes que, como no estudiaron, esperan que se les recompense la sinvergüenzura, ya sea con el “préstame tus apuntes, anda” (como compañero) o “¿no podemos presentar otro día?” (como profesor).
  • Los hombres que le dicen a las mujeres “no eres tú soy yo”.
  • Los hombres que se cojen a la pobre mujer sin pensar que es el que viene después de él el que la va a pagar.
  • Los hombres que creen que salir con más de una mujer los hace más machos.
  • Las mujeres que creen que saliendo con más de un hombre se están vengando.

Si estás en esta lista, desgraciad@, espero que te entre un ataque de polvo pica-pica por un año en los interiores/pantaletas. Si eres de los que están en el otro lado, es decir, tu alma se ha convertido en un vertedero, levántate y pelea, hermano, ¡no nos dejemos, carajo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.