"The Day that Never Comes"

http://youtube.com/v/cNO9KwWv7ic

Para mí, como ya he dicho antes, Metallica no puede hacerlo mal. Se pueden equivocar como cualquier mortal, pero es mi opinión muy personal que todo lo que los panas hacen musicalmente hablando estará bien. A mí me gustó St. Anger, pero admitoq ue su disco más débil. Y estando acostumbrado como estaba a tener un disco nuevo de Metallica cada año, esta espera de cinco años a que sacaran su nueva producción es eterna. Y bueno, ya está llegando el momento de dejar de esperar.

Finalmente un adelanto: se puede escuchar la nueva canción de Death Magnetic, el disco de Metallica que saldrá el 19 de septiembre en su página Mission: Metallica… o por aquí. En efecto, es más Master of Puppets que Load, ciertamente menos St. Anger. Creo que recuperarán su lugar como reyes del metal. Les tengo la letra y todo. ¡Disfruten!

Born to push you around
Better just stay down
You pull away
He hits the flesh
You hit the ground
Mouths so fulls of lies
Tend to black your eyes
Just keep them closed
Keep praying
Just keep waiting

Waiting for the one
The day that never comes
When you stand up and feel the warmth
But the sunshine never comes, No
No the sunshine never comes

Push you cross that line
Just stay down this time
Hide in yourself
Crawl in yourself
You’ll have your time
God I’ll make them pay
Take it back one day
I’ll end this day
I’ll splatter color on this grave

Waiting for the one
The day that never comes
When you stand up and feel the warmth
But the sunshine never comes

Love is a four letter word
And never spoken here
Love is a four letter word
Here in this prison
I suffer this no longer
I put it into
This I swear!
This I swear!
The sun will shine
This I swear!
This I swear!
This I swear!

Ah por si quieren más, durante el Ozzfest tocaron “Cyanide”, otra canción del disco nuevo.

¡Si George Clooney pudo!

Creo que para nadie que sea fanático de George Clooney (y a estas alturas, díganme quién no lo es, ñoesumadre) sepa que hasta 2006, el actor de Ocean’s Eleven y Michael Clayton fue el orgulloso dueño de Max, un cerdo vietnamita que llegó a pesar 150 kilos, durante 18 años. Lo quería con pasión, de hecho quizá fue la relación más cercana que el hombre ha tenido. Max murió de causas naturales en 2006, mientras Clooney promocionaba The Good German. Fue un golpe para él, y es algo que yo comparto plenamente.

Yo he admitido ante gustos extraños en este blog antes, y leyendo ese post tengo que revisar esa lista de animales favoritos. Antes ponía a las serpientes en segundo lugar, pero admito que han caído un poco en desfavor; supongo que ya tengo suficiente contacto con mujeres (mi madre está bien gracias, jejejeje). Los loros continúan de primeros, y de verdad ya les debo un post hace rato. Pero la medalla de plata va, sin duda, a los cerdos. Y procedo a exponer mi caso.

De todos los animales domésticos, es el cerdo (Sus scrofa domesticus) el que quizá tenga la imagen más negativa. Todos tenemos la imagen fuertemente engranada en nuestra cabeza: un cerdo grande y gordo revolviéndose en barro y sus… ejem… materias fecales y comiendo todo lo que se le pare enfrente que parezca semi-comestible. Ello ha llevado a calificar a una persona de… ejem… escasos hábitos de higiene como un “cochino”, y a alguien que tiene un apetito más que saludable “come como un cochino”.

Incluso, nuestro querido sinónimo de mentira o tontería, “mojón”, tiene un equivalente en inglés (sí, aparte de “bullshit” y “horseshit”) que es “hogwash”, que tiene un origin muy interesante. Un cerdo macho es llamado swine en inglés (“verraco” en español; las hembras, o cochas/gochas, siempre son sows), hasta que es castrado para engordarse y es entonces llamado hog. Luego de la castración, el cerdo tiene que ser ampliamente lavado, y el agua sobrante, por ser inútil, debe ser botada. También se dice que es un sinónimo para describir lo que se da para comer a los cerdos, que tiene cero valor nutritivo. Por lo tanto, “hogwash” ahora se usa para describir algo ilógico, inválido o estúpido.

Y sin embargo, en años relativamente recientes se han hecho varios descubrimientos que están reconciliando al cerdo en el imaginario popular, aún más allá de lo que Clooney pueda decir a su favor. Se ha descubierto que son animales inteligentes, cariñosos, que son más selectivos para comer de lo que se pensaba… ¡y que en realidad son animales limpios!

Hay 73 razas reconocidas y 2 billones de cerdos domésticos en el planeta, todos descendientes del jabalí europeo (por eso es que algunos machos tienen los colmillos desarrollados, no es coincidencia) que van desde el pequeño cerdito barrigón de Vietnam, del que Max era raza, que pesa entre 50 y 150 kg., hasta el Poland China, que pasó a la fama por Big Bill, un humilde cerdito que pesó 1.157 kg en una feria en Tennesse en 1933. Han sido domesticados desde el 9.000 AC en todo el mundo, e incluso ocupan un lugar (el último) entre los doce signos del Zodíaco Chino (sí, yo soy signo Cerdo o Jabalí; somos considerados “nobles, abiertas y sociables, muchas veces detallistas y exigentes, aunque según la astrología por el defecto es identificada por la pasividad”).

Sí, es cierto, los cerdos se revuelcan en el lodo, pero es porque no tienen la facilidad para rascarse. Una vez que están cubiertos, esperan a que el lodo se seque, y luego se bañan en agua, o se quitan el lodo rascándose contra piedras para eliminar parásitos que estén en la piel. También, como no tienen glándulas sudoríparas, usan el lodo y el agua para enfriarse y como protector solar. ¿Y glotones? Claro que comen y mucho, y de todo; incluso, bajo severo estrés, puede recurrir al canibalismo. Pero un cerdo tiene unas papilas gustativas muy desarrolladas; más de un dueño de cerdo ha visto que su mascota no comerá algo no importa cuántas veces se lo ponga en el plato. Así que sinceramente no creo que coman su propia mierda, si me preguntan a mí.

También les tengo esta noticia: está científicamente demostrado que un cerdo es más inteligente que un perro o gato. Claro, todos hemos visto un perro entrenado atrapando una pelota, abriendo puertas y así, pero les cuento. En cierta ocasión (lo sé gracias a Animal Planet) se les presentó a un perro y a dos cerdos un experimento en que tenían que mover una pelota en una pantalla con una palanca, muy a lo Atari o PlayStation más básico, hacia una zona blanca, para luego recibir comida. El perro aprendió a mover la palanca, pero había que señalarle hacia dónde mover la pelota en la pantalla. Los cerdos resolvieron hacia dónde mover la pelota ellos solos, y tardaron en resolver el asunto en cinco minutos. Y para mayor prueba, vean este video de un cerdito particularmente inteligente en un programa de concursos.

Luego está el hecho de que a todo el mundo le encantan los cerdos. ¿O es que ya hemos olvidado las dos películas de Babe? ¿Tan poquita gente así se acuerda de la Telaraña de Charlotte y su estrella Wilbur? Y no me digan que nos e acuerdan de Porky Pig y su descendiente Hamton en Tiny Tunes. Cierto, los judíos y los musulmanes consideran a los cerdos animales impuros para comer, pero tampoco es como si así pensara todo el mundo. Si no pregúntenle a cualquier fanático de morcilla, mortadela, chuleta o jamón. Y bueno, a mí no me podía faltar mostrarles un ejemplo de un cerdito en origami (el modelo es “Wilbur”, hecho por Michael LaFosse; foto cortesía de Gilad Aharoni).

Y a todas estas..,. ¿a qué vino esta repentino deseo por defender a nuestros amigos los chanchos? Pues nada, el sábado pasado llevé a mi novia y a su sobrina a Expanzoo, el zoológico de contacto que está ubicado en Lomas de la Lagunita acá en Caracas. (Pueden ver las fotos de mi visita en mi página de Flickr.) Y tienen una abundante muestra de cerditos enanos, incluyendo a la amiga que gracia la foto inferior. Debo estar claro en algo: cierto, un cerdito no es para todo el mundo, no importa cuan fácil sea alimentarlos. Necesitan un jardín (pues su tendencia natural es a escarbar) y no les gusta que los carguen, so pena que chillen como… bueno, como un cerdo. Pero son animales cariñosos, simpáticos, inteligentes y únicos como mascotas. Ojalá tenga la suerte de tener uno algún día. Si acaso como viejo. Digan que no se enamorarían de esta carita. Llámenme loco, ¡pero me encantan!

No se pique, paisa, que yo lo entiendo

Voy a tomármelo a risa, pero sepan que hay algo serio que decir de todo este rollo.

La noche del 13 de julio pasado, se oyeron tres gritos alrededor del mundo: uno fue de la misma Dayana Mendoza cuando acabó con doce años de pava y se coronó Miss Universo, sacándonos de encima “la maldición Machado”. Ese se mezcló con el de todos los que estábamos (sí, estábamos) viendo el certamen desde Venezuela que gritamos “¡YESS!” de diversas maneras.

El otro vino justo al lado: millones de colombianos que gritaron al unísono “¡NOOOOO!”, al saber que su reina, la muy hermosa Taliana Vargas, quedó como virreina del Universo. Muchos –un servidor incluído– lo daban por sentado que Colombia finalmente se llevaría la corona. Claro, durante la ronda de preguntas creo que está como difícil que me discutan que Dayana contestó mucho mejor.

Obviamente esta es una reacción que se puede entender. Coño, suficientes veces lo hemos dicho nosotros mismos, cuando una y otra vez Venezuela quedaba entre las cinco últimas y nos quedábamos con las ganas.

Lo que sí me da mucha risa es la repentina andanada de la prensa colombiana tratando de desprestigiar a Dayana, seguida por el consabido alud de comentarios que salieron. Incluso, como Dayana había trabajado como modelo en varias agencias italianas, afirmaban que varias fotos publicitarias que ella hizo en Italia constituían motivo suficiente para descalificarla como reina por ser fotos desnudas (pueden verlas aquí). No sólo eso, daban por hecho que Taliana recibiría la corona. Me divierte hasta más no poder que hasta incluso un diario tan prestigioso como El Tiempo de Bogotá se haya lanzado al asunto. Y finalmente hoy se tuvieron que callar todos porque la Organización Miss Universo envió un comunicado diciendo que ellos sabían del trabajo de Dayana, conocían las fotos y no constituían pornografía. A callar, pues.

¿Y cuáles fueron algunos de los comentarios dejados? “Por lo visto la política y el petróleo pesan igualmente en el Miss Universo.” “Nos robaron, nos robaron.” “

Pero una vez que la risa pasa, creo que es momento de una reflexión un poquito más seria.

Cuando Clara Rojas, Consuelo González y finalmente Ingrid Betancourt fueron liberadas por las FARC, los comentarios dejados en diversos portales, como El Nacional y Noticias 24, no fueron sino de solidaridad y admiración y felicidad (claro, con las excepciones extremas de lado y lado). Cuando Brasil o Argentina o España gana un campeonato de fútbol, nosotros corremos a inundar las calles con un triunfo.

Es evidente que no recibimos ese mismo amor desde afuera.

Vale la pena preguntarse: ¿es el venezolano más conocido en el mundo culpable de esto?

Hace unos meses, conversé con el ex embajador en Colombia, Fernando Gerbasi, sobre la imagen internacional que tiene Chávez. Tocamos un punto muy importante: en una encuesta que Gallup publicó, durante pleno pleito con Colombia en enero, Chávez tenía un rechazo del 90% entre los colombianos; pero Venezuela, el país, tenía un rechazó por encima del 50%. Gerbasi me explicó que podría ser porque Chávez sea lo que los colombianos más saben del mundo, ya que no hay transmisión de noticias venezolanas o imágenes de vida venezolana en el vecino país, como sí ocurre con el noticiero de RCN que tramsite Globovisión aquí.

Y si entonces nuestro Presidente ha ganado unas cuantas elecciones en el país, por supuesto que los colombianos piensan que tiene un apoyo unánime (mentira) o al menos mayoritario en su país (discutible). Y por “apoyo”, quiero decir que piensan como él, actúan como él. Y díganme, ¿de verdad se le puede discutir?

Claro, también está el hecho de que hay algunos venezolanos que cuando viajan al exterior no son los mejores en comportamiento (y no me digan que no, porque yo lo he visto). Pero estos son minoría, claro está; la mayoría cuando viajamos al exterior si acaso nos distinguimos por ser los que más tomamos, los que mejor bailamos, los que más festeamos o los que más jodemos (por la buena).

Habrá algún oficialista rabioso que dirá que es porque el mundo capitalista no acepta que haya un presidente que no se inclina ante sus intereses, amén de proceder a insultarme. Algún anti-chavista furibundo dirá que hasta eso nos ha quitado Chávez, nuestra buena imagen en el exterior, que si esto sigue así los venezolanos tendremos todos que irnos del país y dejárselo a los monos arrabaleros que sí apoyan a Chávez.

¿Mi opinión? Aunque sí creo que Chávez puede tener parte de la culpa de lo mal que nos ven en el exterior, no creo que tenga más culpa de la gente que trae sus malos hábitos en la maleta. ¿No se dice que todo país tiene al Presidente que se merece? No le estén echando en cara a la oposición que no se termina de poner de acuerdo en Chacao y Baruta, llamándolos egoístas, cuando tú haces lo imposible por buscar cómo dejar de hacer una cola. Sólo por decir uno.

Antes de ponernme más “predicoso”, les dejo un comentario de Matt Groening, creador de los Simpsons: “Si no quieres un hijo como Bart, no seas un padre como Homero.”

Dayana sí se merece esa corona, pues amén de lo bellísima que es, trabajó duro para llegar a donde está. Si de verdad no estamos de acuerdo con el Presidente que tenemos, pues que trabajemos todos por tener un Presidente que sea el equivalente a Dayana en el futuro.

He ahí una cadena que me calarái con gusto…